Salsa Barbacoa

Esta salsa resulta estupenda para todo tipo de carnes. La puedes usar o bien una vez que la carne está ya hecha y untar en ella o bien usarla para adobar o macerar la carne antes de cocinarla. También está estupenda con patatas fritas y con pescados. Además de que es muy sana, la puedes adecuar a tu gusto y al de tu familia, haciéndola más picante, menos, con sal o sin sal etc… Todo un descubrimiento.

fribin barbacoa punto carne

Anuncios

Consejos para hacer una buena barbacoa

Keep Calm carne meat fribinHacer una barbacoa te permite disfrutar de la comida al aire libre, estar en contacto con la naturaleza y pasar un rato agradable y relajado con tus familiares y amigos. Es totalmente recomendable y muy apetecible con la llegada del buen tiempo.

Lo primero de todo es preparar la carne que vamos a cocinar y sacarla del frigorífico por lo menos una hora antes para que esté a temperatura ambiente. De este modo evitaremos el choque térmico.

Lo segundo, elegir el lugar donde va a ir emplazada la barbacoa o la parrilla. El suelo debe de ser firme y nivelado y por precaución no nos aproximaremos a zonas boscosas, setos o cualquier otra cosa que sea fácil que arda con una chispa.

Tomadas estas precauciones, vamos a ver unos cuantos consejos para hacer una buena barbacoa:

  • Para evitar que el fondo de la barbacoa quede manchado con grasa puedes ponerle un lecho de arena y encima colocar la leña o el carbón vegetal.
  • El carbón vegetal es mejor colocarlo de forma piramidal con la pastilla de encendido en su interior.
  • Las piñas secas de pino son ideales para encender el fuego y mucho más ecológicas. Además evitas que la carne coja sabores u olores provenientes de las pastillas de encendido.
  • Ayudarás a que queme la leña o el carbón echando un chorro de aceite por encima de ellas antes de encender el fuego.
  • La mejor leña para hacer unas brasas es la de combustión lenta. Tarda más en quemarse pero las brasas duran más. En ese sentido son buenas las de encina, pino  y también las cepas.
  • Si usamos una parrilla que se ha usado previamente, conviene quemarla un poco en el fuego vivo y después limpiarla con unos trapos viejos o periódicos.
  • Si no quieres que se pegue la carne a la parrilla, hay que esperar a que la parrilla esté bien caliente.
  • La carne no debe de estar nunca en contacto directo con el fuego.
  • Para que las brasas no hagan humo cuando hacemos la carne, echaremos un puñado de sal encima de ellas.
  • Cuanto más recio sea el trozo de carne, más lejos lo pondremos del fuego. Así podremos evitar que se queme por fuera y quede crudo por dentro. Un poco alejado del fuego se irá haciendo poco a poco de manera uniforme.
  • Hay que dar la vuelta a la carne cuando empiece a transpirar.
  • Conviene salar la carne una vez esté cocinada y no antes.
  • Utiliza siempre pinzas o tenazas.  No es conveniente pinchar la carne, ya que ésta pierde sus jugos y queda mucho más seca.
  • La carne que tiene grasa suele hacer se antes que la magra. Se tiene que colocar siempre primero por el lado del hueso.
  • El embutido se puede “marcar” en la parrilla al fuego fuerte y después trasladarlo a una zona menos caliente para que se haga poco a poco.
  • Puedes acompañar la carne con salsas diferentes o incluso adobarla el día de antes para que tenga un sabor especial.
  • También podemos dar un toque de sabor a la carne que cocinamos, añadiendo a las brasas hierbas aromáticas como romero, albahaca o tomillo.
  • Recuerda limpiar siempre la parrilla después de usarla, cuando todavía está caliente.

Habitas con longaniza

Esta es una de esas recetas ideales para cuando no tienes tiempo y necesitas hacer algo rápido, bueno y que siempre salga bien. Es muy sencilla de hacer y la combinación de los dos sabores es espectacular y seuele gustar tanto a mayores como a niños. En nuestro caso, la hacemos con habitas de La Catedral de Navarra que podréis encontrar también en nuestra tienda. Bon appetit!

 

screen-capture-2

Para carnívoros IV

we love meatHoy vamos a hablar de la carne de cerdo.

No sé quien dijo del cerdo me gustan hasta los andares pero tenía razón. Además de que es un animal del que se aprovecha todo y tiene una versatilidad increíble, el cerdo posee una carne con magníficas propiedades nutricionales y es recomendada en una dieta equilibrada por su elevada calidad. Pese a lo que muchos piensan no todas las partes del cerdo son grasas. Piezas como el solomillo, el jamón o el lomo, suelen ser bastante magras y adecuadas para una alimentación sana y equilibrada. Sólo hablar del jamón, merecería un capítulo aparte.

La carne del cerdo es más parecida a las carnes blancas que a las rojas. aún así tiene un contenido elevado de proteínas de alto valor nutritivo lo que ayudan en la composición de los músculos y órganos en la etapa de crecimiento  de los niños y además reparan los tejidos de nuestro organismo. Además la carne de cerdo es una excelente fuente de vitaminas del grupo B, con casi 10 veces más vitamina B1 que otras carnes de consumo habitual. Es rica también en minerales, zinc, potasio y hierro.  Al igual que sucede con otras carnes, la ingesta de carne de cerdo ayuda a la absorción de otras formas de hierro presentes en otros alimentos.

¡Inclúyelo en tu dieta!