Consejos para hacer una buena barbacoa

Keep Calm carne meat fribinHacer una barbacoa te permite disfrutar de la comida al aire libre, estar en contacto con la naturaleza y pasar un rato agradable y relajado con tus familiares y amigos. Es totalmente recomendable y muy apetecible con la llegada del buen tiempo.

Lo primero de todo es preparar la carne que vamos a cocinar y sacarla del frigorífico por lo menos una hora antes para que esté a temperatura ambiente. De este modo evitaremos el choque térmico.

Lo segundo, elegir el lugar donde va a ir emplazada la barbacoa o la parrilla. El suelo debe de ser firme y nivelado y por precaución no nos aproximaremos a zonas boscosas, setos o cualquier otra cosa que sea fácil que arda con una chispa.

Tomadas estas precauciones, vamos a ver unos cuantos consejos para hacer una buena barbacoa:

  • Para evitar que el fondo de la barbacoa quede manchado con grasa puedes ponerle un lecho de arena y encima colocar la leña o el carbón vegetal.
  • El carbón vegetal es mejor colocarlo de forma piramidal con la pastilla de encendido en su interior.
  • Las piñas secas de pino son ideales para encender el fuego y mucho más ecológicas. Además evitas que la carne coja sabores u olores provenientes de las pastillas de encendido.
  • Ayudarás a que queme la leña o el carbón echando un chorro de aceite por encima de ellas antes de encender el fuego.
  • La mejor leña para hacer unas brasas es la de combustión lenta. Tarda más en quemarse pero las brasas duran más. En ese sentido son buenas las de encina, pino  y también las cepas.
  • Si usamos una parrilla que se ha usado previamente, conviene quemarla un poco en el fuego vivo y después limpiarla con unos trapos viejos o periódicos.
  • Si no quieres que se pegue la carne a la parrilla, hay que esperar a que la parrilla esté bien caliente.
  • La carne no debe de estar nunca en contacto directo con el fuego.
  • Para que las brasas no hagan humo cuando hacemos la carne, echaremos un puñado de sal encima de ellas.
  • Cuanto más recio sea el trozo de carne, más lejos lo pondremos del fuego. Así podremos evitar que se queme por fuera y quede crudo por dentro. Un poco alejado del fuego se irá haciendo poco a poco de manera uniforme.
  • Hay que dar la vuelta a la carne cuando empiece a transpirar.
  • Conviene salar la carne una vez esté cocinada y no antes.
  • Utiliza siempre pinzas o tenazas.  No es conveniente pinchar la carne, ya que ésta pierde sus jugos y queda mucho más seca.
  • La carne que tiene grasa suele hacer se antes que la magra. Se tiene que colocar siempre primero por el lado del hueso.
  • El embutido se puede “marcar” en la parrilla al fuego fuerte y después trasladarlo a una zona menos caliente para que se haga poco a poco.
  • Puedes acompañar la carne con salsas diferentes o incluso adobarla el día de antes para que tenga un sabor especial.
  • También podemos dar un toque de sabor a la carne que cocinamos, añadiendo a las brasas hierbas aromáticas como romero, albahaca o tomillo.
  • Recuerda limpiar siempre la parrilla después de usarla, cuando todavía está caliente.
Anuncios

Carne y colesterol

No lo decimos nosotros, lo dijo José Mataix Verdú, catedrático en Fisiología y nutricionista, fundador del Instituto de Nutricion y Tecnología de los alimentos en la universidad de Granada y maestro de la educación nutricional. También fue colaborador de muchos restaurantes donde trataba de acercar a la gente, no sólo una buena gastronomía sino también una alimentación saludable, combinando los conocimientos científicos con el legado de la tradición y la sabiduría popular. De entre muchas de sus afirmaciones destacaba la de que “productos como el cerdo no debían desaparecer de la dieta“. Ahora veréis porqué.

screen-capture-6

Para carnívoros IV

we love meatHoy vamos a hablar de la carne de cerdo.

No sé quien dijo del cerdo me gustan hasta los andares pero tenía razón. Además de que es un animal del que se aprovecha todo y tiene una versatilidad increíble, el cerdo posee una carne con magníficas propiedades nutricionales y es recomendada en una dieta equilibrada por su elevada calidad. Pese a lo que muchos piensan no todas las partes del cerdo son grasas. Piezas como el solomillo, el jamón o el lomo, suelen ser bastante magras y adecuadas para una alimentación sana y equilibrada. Sólo hablar del jamón, merecería un capítulo aparte.

La carne del cerdo es más parecida a las carnes blancas que a las rojas. aún así tiene un contenido elevado de proteínas de alto valor nutritivo lo que ayudan en la composición de los músculos y órganos en la etapa de crecimiento  de los niños y además reparan los tejidos de nuestro organismo. Además la carne de cerdo es una excelente fuente de vitaminas del grupo B, con casi 10 veces más vitamina B1 que otras carnes de consumo habitual. Es rica también en minerales, zinc, potasio y hierro.  Al igual que sucede con otras carnes, la ingesta de carne de cerdo ayuda a la absorción de otras formas de hierro presentes en otros alimentos.

¡Inclúyelo en tu dieta!

Punto Pork

punto porkLa carne de cerdo que encontrarás en nuestra tienda procede de animales nacidos y criados en España. No sólo seleccionamos cuidadosamente nuestras materias primas, sino que además certificamos todo el proceso de producción. El estar ubicados cerca de los centros de producción nos facilita tener un acceso privilegiado a las materias primas y además nos permite ofrecerles precios de origen.

Para carnívoros III

we love meat¿Chuletón de vaca o de buey? ¿Filete de añojo, novillo o toro? Muchas veces aparecen confusiones a la hora de saber de qué tipo de animal es la carne que vamos a consumir. Los datos deberían aparecer claramente en el etiquetado del animal pero por si acaso os remitimos a la clasificación más habitual basada en la edad y el sexo del animal.

Ternera Blanca – Animal que sólo ha consumido leche, macho o hembra y que va de los 0 a los 8 meses de edad. Su carne es “blanca”, rosa muy claro.

Añojo – Macho o hembra de 8 a 18 meses de edad, alimentada generalmente con forrajes y pienso. Su carne es rosada y tiene un sabor suave pero es más sabrosa que la ternera lechal o blanca. Suele ser muy tierna y es la mas consumida en la zona Mediterranea. Es lo que habitualmente  encontrarás en el punto de venta. En nuestro caso además y exclusivamente Hembras.

Novillo o Novilla –  Macho o hembra de entre 14 meses y 3 años de edad, con carne más roja que los anteriores y con más sabor.

Buey, Vaca , Toro –  Son machos o hembras de entre 3 y 5 años aunque pueden llegar a más edad. Su carne es muy roja y de sabor más fuerte que los anteriores. El color de la grasa suele ser más amarillo en lugar de blanco. Necesita de más maduración que los anteriores para que sea tierna.

La diferencia entre el Toro y el Buey, es que este último está castrado y por ello su carne estará más infiltrada de grasa, lo que le da ese aspecto marmóreo sinónimo de calidad. Es una carne roja, sabrosa y que necesita un gran periodo de maduración. La disponibilidad de bueyes es muy escasa por lo que su precio suele ser muy elevado. Casi todos provienen de importación. Ya publicó la OCU en el 2011 cuando la carne de buey se puso de moda: “Hoy en día, la carne de auténtico buey casi no existe debido a lo caro que resulta su producción y, luego, la maduración de su carne, que debe ser necesariamente más larga. Lo que se suele vender bajo el nombre comercial de “carne de buey” son piezas procedentes de vacas lecheras que se retiran de la producción de leche, se ceban durante unos meses para que se engrasen y después se sacrifican. Su carne es también de buena calidad, pero su precio es mucho más asequible. El único problema es que no se venden bajo la denominación correcta: debería poner carne de vaca y no de buey.”

En definitiva:

– Cuánto más mayor es el animal, más roja es la carne, más sabor tendrá y más tiempo de maduración necesitará.

– Las hembras y los machos castrados sueles desarrollar mayor grasa infiltrada, lo que es sinónimo de calidad.

– Por lo general, lo que ofrecen los restaurante suele ser vaca y no buey. La forma de diferenciarlo además de las anteriores reside en el precio.

Para Carnívoros II

we love meatHoy vamos a hablar de la maduración de la carne. Al igual que los vinos o las frutas, la carne necesita su tiempo para llegar a ese estado óptimo en el cual resulta más tierna y sabrosa. Coloquialmente hablamos de que la carne debe de “tener cámara”, es decir tiene que haber reposado unos días en una cámara frigorífica para que madure.

Si hablamos técnicamente podemos decir que al sacrificar una animal, la sangre deja de fluir hacia los músculos. Al faltarles el oxígeno necesario, las fibras musculares agotan sus reservas de energía lo cual las deja rígidas y por tanto duras. Al terminar este proceso, el ph (acidez) de la carne desciende y se ponen en funcionamiento unas enzimas que transforman las proteínas y provocan el reblandecimiento de la carne.

En unos dos o tres días la carne suele estar lo suficientemente madura como para que sea tierna y se pueda comer. Aún así se le puede dar más tiempo de cámara para que gane en jugosidad y terneza. Este proceso de maduración se suele realizar con una temperatura y humedad controladas par evitar la proliferación de bacterias.

La Entrécula

entrécula marinada

La entrécula es una pieza que procede del diafragma de la ternera y pertenece a los llamados productos de casquería o despojos que tantos buenos momentos nos dan. Es de color rojo intenso y es muy apreciada por los carniceros, porque es jugosa y sabrosa.

De hecho también se le conoce como “solomillo del carnicero” ya que los carniceros solían guardársela para su propio consumo. Es un producto escaso, ya que de una ternera de unos 250 kg se obtiene aproximadamente sólo 1 kg de entrécula.

En inglés se la conoce como hanger steakonglet en francés o lombatello en italiano. Se trata de una carne asequible y que admite casi todas las formas de cocción., aunque se aconseja hacerla a la parrilla o brasa y también adobada o marinada. Se debe cocinar a altas temperaturas y dejarla poco hecha para evitar que se endurezca.  Últimamente ha pasado de ser una pieza prácticamente desconocida a formar parte de los menús de los principales restaurantes españoles. ¡Pruébala!

partes ternera entrecula